Las 5 razones para ir de viaje sola

article-photo-571
profile-photo-19003

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad de su autor(a).

Ir de viaje sola es  todo un modo de vida, la primera vez en una gran etapa, una etapa que superar y para algunas, incluso es un acto de emancipación, y hasta de rebelión.

Para entender cuales son los motivos que te llevan a ir de viaje sola, he ido al encuentro de mujeres que han ido una o varias veces, por una razón específica, y que me han explicado cuál era esa necesidad que las ha llevado a dar el paso.

Me han demostrado que existen muchas buenas razones para ir de viaje sola, ¿pero cuál es la razón que te lleva, a ti, a irte una y otra vez?

Cuando te digo ‘a ti’, finalmente, ¿quién eres TÚ?

Ir de viaje sola para convertirte en una mujer en busca de libertad, de emancipación.

mujer-con-bebe-habla-por-teléfono.JPG
Catherine, madre de dos hijos, que a la vez era madre y se ocupaba de su trabajo, me ha dicho: “Tenía tantas cosas en las que pensar a la vez. Era bastante estresante, no tenía tiempo para mi. Y un día, decidí que ya bastaba. Dejé a los niños para el fin de semana, y me fui lejos, pero estaba sola y eso era lo principal. Me vino tan bien. Cuando volví, todo el mundo me dijo que había cambiado, y lo noté también. Estaba más tranquila, segura de mí misma, hacía una cosa a la vez. Porque, después de todo, esta fuerza que había encontrado al ir de viaje sola, siempre la he tenido en mi, entonces no tenía ninguna razón por la que me tenía que sentir agobiada por mi cotidiano.”

Catherine solo es un ejemplo de mujer que busca abandonar esta carga mental que la sigue a todas partes. Pero ella también representa, a lo mejor, esas mujeres, madres de familia, estudiantes cansadas, que solo buscan escaparse de su día a día e ir más allá de sus límites.

Estas mujeres que buscan emanciparse de este rol de madre o de estudiante perfecta que les hemos impuesto sin preguntarles su opinión, y a volver a encontrar su libertad.

Muchas de ellas pueden parecer tímidas o reservadas, ya que no tienen nada que decir, pero quizás lo sean mucho menos cuando están solas, para darse cuenta, por fin, de la fuerza que llevan dentro. Ya no hace falta escuchar lo que siempre les han dictado, ellas deciden ser libres, emanciparse, y acabar como madre, estudiante, mujer.

Sin embargo, también se pueden identificar a Catherine las mujeres que siempre han estado obligadas a seguir reglas estrictas impuestas por sus personas cercanas, maridos o hasta el estado. Las mujeres que vienen de países donde sus derechos son muchas veces rebatidos, y para quienes los viajes en solitario representan en sí mismo, un acto de rebelión hacia todo lo que siempre han seguido al pie de la letra, hacia su cultura, hacia su pueblo.

Estas mujeres, que, a pesar de todo, desean en lo más profundo de ellas mismas descubrir quienes son realmente, cuál es su camino, por qué existen.

Catherine hace parte de estas mujeres para quienes ir de viaje sola es una forma para desconectar con el día a día y descubrir o descubrir de nuevo un poco de libertad para volver cambiadas.

Pero, quizás no seas una Catherine,¿entonces cuál es tu necesidad?

Una mujer con la necesidad de reconstrucción.

mujer-sentada-con-los-brazos-a-la-cabeza.JPG
Que hagan parte de mi entorno o de mis viajes, he podido conocer a muchas mujeres fuertes. Françoise, jubilada, que no veía el futuro sin Claude, su difunto marido, es una de ellas. Un día, me confió una frase sabia: “Realmente, no hace falta darse cuenta de que no vamos bien, eso lo sabía. Es decidir  sobre todo que queremos ir mejor, salir de nuestro cotidiano triste y dar el paso. Esta fuerza, yo, la he encontrado cuando empecé a ir de viaje sola, donde, hasta cuando no estoy con nadie, sé que Claude vela por mí.”

Françoise es una mujer en busca de reconstrucción después de una etapa particular. Representa a las mujeres que han vivido duros momentos, para algunas han sido víctimas de violencia de género, para otras han tenido que superar un fallecimiento. Muchas son las razones que llevan a estas mujeres a buscar una forma para ir mejor, para reconstruirse.

Como Françoise y Patricia, estas mujeres optan por retomar el control. Deciden creer en ellas, y ponerse en pie para hacer frente a la cruda realidad.

Cuando una decide ir de viaje sola, puedes encontrarte de nuevo. A través de ello, estas mujeres adquieren confianza en ellas de nuevo pero también en el humano. Los conocimientos hechos gracias a un couchsurfing seguro y únicamente para las mujeres, un senderismo en la montaña cubierta de nieve, gracias a pequeñas cosas que no pensaban ser capaces de hacer, pero que una vez hechas, se convierten en un orgullo real. Una prueba de la voluntad que detienen y que les queda por aceptar para sobrepasar esta tristeza o este miedo que podía agobiarlas. Después de todo, ir de viaje sola cuando eres una mujer no es necesariamente complicado, pero para ciertas personas es una gran etapa.

Poco a poco, paso por paso, estos viajes en solitario que nos les parecía ser una prioridad, les permitía finalmente, recuperar su calma y elegir, esta vez, como ellas, y solamente ellas, desean reconstruirse.

Estas mujeres hasta se convierten en las aventureras más entrenadas de su entorno.

Y tú, ¿Cuál es esa la razón por la que viajas? ¿O es otra?

Una mujer a la búsqueda de su verdadero sí - con una necesidad de desconexión.

mujer-habla-por-teléfono.JPG
Marie, estudiante en medicina que estaba en esa situación, un poco perdida, agobiada por su cotidiano aunque siempre logró gestionarlo. Después, decidió ir de viaje sola.

A su vuelta, me contó : “No estoy hecha para medicina. Finalmente, creo que solo lo hice por la imagen que mis padres y la sociedad tienen de ello, pero no me gusta.Cuando decidí ir de viaje sola, tuve tiempo para pensar en ello. En ello, en mi, en mi futuro y me vi trabajar ahí toda mi vida. A mi me gusta conocer a gente, compartir las relaciones con clientes, por ejemplo. Sin este viaje pienso que hubiera seguido escondiéndome en este falso personaje mío. Hasta podía haber sido médico. Pero ya no era mi ideal.”

El caso de Marie es propia a ella misma pero puede representar, aunque de forma diferente, a todo un montón de mujeres. Estas mujeres que están hartas o bien, que no pueden más de la rutina y que ya no saben ni a dónde van, ni por qué continuar.

Pero Marie también representa, simplemente, a estas mujeres que necesitan encontrarse. Estas mujeres que se han hundido bajo los expedientes, y que buscan una manera de desconectar.

Ahí es cuando los viajes en solitario y los mejores consejos de viaje van a ayudarlas.  A través de ellos, pueden redescubrirse, sacar la mujer que son realmente. Dar un paseo reflexivo por los senderos forestales no les habría ocurrido, y sin embargo, es una buena forma para centrarse de nuevo en el momento para sentirse aliviada.

No más curro, no más teléfono, durante estos viajes en solitario lo importante es poner todo en pausa y aprovechar el instante. Su instante para ellas, estas mujeres que se encuentran allí, solas, en este lugar desconocido, sin nadie para molestarlas, o para decirlas lo que deben de hacer.

Al ir de viaje sola, son ellas y ellas solas quienes están presentes. Su espíritu es más libre, puede vagabundear y pensar o pensar de nuevo en nuevas perspectivas.  El silencio que les rodea y que antes podía perturbarles la mente, es hoy símbolo de la paz y de la calma que les compone, del control que han retomado, de su desconexión total.

Estas mujeres están, finalmente, apaciguadas gracias a estos viajes en solitario que les permiten centrarse de nuevo y encontrarse. Encontrar de nuevo a la mujer que no tiene miedo a nada, que está lista a abandonar su trabajo que la aburre para algo que le gusta, transformar su cotidiano y aprovechar un poco más del instante.

Entonces, ¿eres una de estas mujeres? ¿Estas a la búsqueda de ti misma a través del viaje? ¿Quizás no sea la razón por la que viajar todavía?

Una mujer necesita conocer a gente, necesita descubrir.

ir-de-viaje-sola-para-conocer-a-otros.JPG
Myriam, una anfitriona que he conocido me confió: “También soy una gran viajera, pero decidí alojar al igual porque es ahí donde conozco a otras mujeres inspirantes. Mujeres que van a contarme su relatos de viaje y darme esa envidia de probarlo yo también.
Finalmente, tengo tanto que aprender como ellas, que ellas de mi. Eso es lo bonito del viaje, que lo hagamos o que alojamos a alguien quien viaje, para mi, se aprende en ambos casos. De forma diferente, pero una siempre aprende.”


Myriam tiene su punto de vista del viaje. Sabe lo que busca a través de ellos.

Myriam es: todas estas mujeres a quienes les gusta compartir, que están a la búsqueda de nuevos conocimientos, de nuevas culturas. Estas mujeres que ya se han ido con amigas de viaje y que tienen ansia de novedad.

En road-trip para algunas, en el hotel para otras, prueban diferentes tipos de viajes pero lo que les interesa a todas es conocer a gente y por eso nada mejor que practicar el couchsurfing.

Tanto ir de viaje sola, les dará ganas de ir de nuevo por una buena razón: el aspecto humano, y para ello, no hace falta un compañero de viaje, a menos de que sean ellas mismas.

A lo mejor algunas ni lo habían pensado, ni antes de lanzarse a la aventura, pero sus viajes les ha abierto los ojos y el camino. Al decidir ir de viaje sola, y sobre todo gracias a las plataformas de couchsurfing, han conocido a personas auténticas que les han compartido su amor por la zona, pero también su saber, su experiencia y su punto de vista.

Eso es lo que les gusta del viaje, este aprendizaje constante a través de nuevos conocimientos que les hace crecer como persona, más de lo que piensan, sin darse cuenta.

Eso es justamente lo que las lleva a dar el paso una y otra vez: esas ganas incontrolables de saber más sobre el mundo desconocido y todas las riquezas que los componen, materiales o intelectuales. un paisaje increíble, un monumento imponente, una conversación animada, perfiles diferentes que vienen desde los cuatro rincones del mundo. Son apasionadas y viajar les llega al corazón.

¿Entonces, eres como Myriam? ¿Tienes sed de descubrimiento inquebrantable?

Una mujer que quiere dar envidia a los demás.

mujer-toma-foto.JPG
Finalmente, he conocido a Carole, una mujer joven de unos treinta años que me ha compartido esto: “Sabes, antes trabajaba para el servicio de contabilidad de una gran empresa. Pero un día, después de un viaje, entendí que esto no me aportaba nada. Mi viaje me gustó tanto, que decidí convertirlo en mi trabajo.
Sabía que iba a ser difícil, pero lo quería intentar porque tenía ganas de compartir mi amor por el viaje con todo el mundo y darles esta ansia de ir a descubrir el mundo. Por eso, en 2017, creé mi blog. Desde entonces,lo animo a cada viaje con relatos de mis aventuras y con las fotos que dan envidia para, a lo mejor, inspirar algunos allí fuera."


Carole decidió ir de viaje sola muchas veces en su vida, aunque parecía difícil, y eso sea cual sea el imprevisto encontrado cuando se va de barranquismo…

Carole es: estas mujeres enamoradas del viaje desde siempre. O estas que decidieron lanzarse en este proyecto de crear un blog, para compartir sus relatos y vivir de ello, que quieren volverse grandes bloggers.

Las mujeres que han atravesado numerosos países en busca de  sensaciones y de algo que impresionar a sus lectores. Las que siempre ven más allá en cuanto a la foto perfecta, la foto que dará ganas a todos de seguir el paso. Esta puesta de sol respandizante, esta hoguera en la playa, esta excursión a caballo, todo es un pretexto para representar lo mejor posible la felicidad de los viajes en solitario.

Un nuevo destino, una nueva cultura, una nueva actividad, a estas mujeres les gusta seguro conocer a gente y compartir, pero su objetivo, más allá de esto, es inspirar. Inspirar a sus lectores, transmitirles esta pasión que han desarrollado.

Quieren más que nada, dar este gusto por el conocimiento y el descubrimiento de sí a través del viaje.

Puede ser que estas mujeres, te representen. A lo mejor estás buscando dar envidia a las demás que te siguen, y hacerlas descubrir sus razones y necesidades para ir de viaje sola.

Una mujer con una necesidad universal:

Finalmente, quizás seas tú la que va a conseguir reunir todas estas motivaciones que llevan a ir de viaje sola. Quizás seas tú la que ayude a estas mujeres a dar el paso. Porque finalmente, quizás seas tú también, la mujer en busca de libertad, de reconstrucción, de desconexión y de descubrimiento.

Sea cual sea tu motivo, tu necesidad, el simple hecho de dar el paso o de volver cambiada puede inspirar a más de una, que conozca o no tu historia.

Entonces comparte tus experiencias, tu saber, tu objetivo, y ayuda a todas las mujeres a volverse tan maduras como tú. Porque, que viajes a México, Bulgaria, o a la zona de al lado, habrás vivido una nueva aventura que transformará tu cotidiano.

¿A qué esperas, lista para viajar

Traducido del francés por Inès El Aoufir

ESTILO DE VIDA| AVENTURA
¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!:

Artículos sugeridos

Regresar al blog