Mis 6 consejos para viajar en solitario

article-photo-489
profile-photo-18943

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad de su autor(a).

¿Puedes oler ese delicioso aroma a viaje?

Eso es porque he vuelto a mi cocina de viajeras en solitario.  

Ya está todo listo: Me he vuelto a poner la toca, he precalentado el horno y me he lavado las manos (no se olvidan los gestos barrera, ¡incluso virtualmente!) Todo está listo para que prepare unos buenos consejos caseros.

Hoy te tengo una receta especial para el plato principal... Y sí: después de haberte dado una muestra de los preparativos para un primer viaje en solitario, es hora de entrar en el meollo del viaje una vez que estés allí. 

Está muy bien estar preparada para partir, pero si no se sabe cómo gestionar las vacaciones cuando se llega, las cosas se pueden torcer rápidamente.

Evitaremos que la mostaza te llegue a la nariz viendo todo lo que debes tener en cuenta cuando viajas, especialmente cuando estás sola.

Pero ya verás: ¡viajar sola es una de las mejores recetas para el alma!

Así que voy a compartir contigo mis 6 consejos de viaje cuando partes en solitario... 

Todo lo que necesitas para un viaje perfecto.

1. Mis 6 consejos para viajar sola: Comprueba la fecha de caducidad de tu transporte

chica en estacion de tren sentada en un banco .jpeg
Sería una pena que tuvieras que viajar con un transporte precario.

Cuando vas sola, como estás sola, rápidamente quieres verlo todo: y acabas vagando de un lado a otro en la región elegida.

Pero para desplazarte, tendrás que utilizar el transporte. Ya sea en tren, en autobús, en metro o haciendo autostop... Ten cuidado con el medio de transporte que elijas. 

El hecho de que el tren parezca muy asequible no significa que debas correr a la estación. A veces, con un poco de investigación, se pueden encontrar rápidamente alternativas más baratas o más rápidas. 

Mi primer consejo es que compruebes todas las opciones de viaje que tienes a tu disposición una vez que llegues allí. 

Hoy en día, es especialmente fácil comparar diferentes medios de transporte con sólo unos clics.

Existen aplicaciones que te ofrecen varias alternativas para el mismo trayecto (pienso en particular en Kelbillet, Google maps, Liligo, etc.). 

Tómate tu tiempo para comprobar qué solución te parece la más adecuada.

Si no tienes prisa, favorece el precio. 
Si, por el contrario, está sujeto a imperativos (registro en el hotel, visita guiada, avión que coger), busca la solución más rápida. 
Incluso puedes pedir consejo a un lugareño: podrá orientarte hacia los medios que mejor se ajusten a tus expectativas. 

Además, antes de elegir un medio de transporte hay que pensar bien en el contexto... 

Por ejemplo, si estás en China y no sabes leer mandarín, coger el metro puede ser más lento que subirte a un taxi y sufrir atascos. 

Buscar direcciones con señales ilegibles, créeme, puede convertirse rápidamente en un dolor de cabeza chino. 

En Vietnam, en cambio, opté por un taxi, sin tener en cuenta el oportunismo del conductor que hizo un desvío de 10 km para aumentar mi factura final. 
Me arrepiento amargamente de no haber tomado el autobús.

De hecho, el transporte es un poco el nervio central de los viajes: a menudo pensamos que es secundario cuando, al final, la calidad de la estancia depende de él. 

Me gustaría expresar mis pensamientos para con todos los extranjeros que visitaron Francia durante la huelga de la SNCF. Debió haber sido un verdadero dolor de cabeza... el francés por cierto.

Si pierdes el autobús o el tren que había elegido, no te asustes. Siempre puedes utilizar Uber, un tuk-tuk o incluso alquilar una bicicleta.

Y para que no te pierdas nunca, Maps.me es una aplicación estupenda que te permite descargar mapas por adelantado para que, una vez que estés allí, no necesites acceso a Internet para comprobar tu ubicación.

Hay muchas formas de viajar durante tu estancia... Depende de ti elegir el medio de transporte que quieras usar para tu viaje en solitario, especialmente si estás planeando un viaje por carretera

Al fin y al cabo, cada transporte que elegimos refleja un poco lo que somos.

2. Presta atención.

 

No juegas con cuchillos mientras cocinas, ¿verdad?

Pues bien, cuando viajas sola, es lo mismo: evitas poner tu vida en peligro... Como en tu vida cotidiana, de hecho. 

¿Qué haces en la vida cotidiana para evitar morir? Miras antes de cruzar la calle, te pones el cinturón de seguridad, esperas a que el semáforo se ponga en verde (bueno, reconozco que no siempre lo hago)...

Todo esto para decir que, básicamente, cuando se viaja, los riesgos son los mismos que en la vida cotidiana, tanto si se está sola como si no.

Entonces, ¿estás preparada para convertirte en la aventurera del mañana? Indiana Jones, es hora de hacer sitio a las mujeres.

Ahora bien, reconozco que cuando viajas sola, hay algunas precauciones adicionales que puedes tomar para estar tranquila.

Por ejemplo, haz una foto de la matrícula del taxi o del coche antes de subirte, envía un mensaje a un amigo o familiar de confianza con regularidad para hacerle saber que estás a salvo y que no debe preocuparse, pregunta a los lugareños qué zonas debes evitar para no acabar en una mala situación...

Cuando no conoces tu destino, sí es posible poner en marcha algunas herramientas para limitar los distintos riesgos a los que puedes estar sometida, especialmente como mujer. 

Pero déjame tranquilizarte de inmediato: ser una viajera en solitario es mucho menos peligroso de lo que crees.

Dormir en casa de un lugareño, y especialmente en casa de una mujer del lugar, es una buena manera de sentirse segura.

¿Qué podría ser mejor que un hogar de confianza para pasar la noche?

Además, es una forma fácil de conocer gente nueva. Alojarse en la casa de un lugareño es como un cinturón de seguridad para los viajeros: te estás protegido mientras disfrutas del paisaje al paso del conductor, con el que se conversa durante el viaje.

Esto es lo que ofrece SisterHome: una plataforma segura de couchsurfing para mujeres. Una forma segura y auténtica de viajar.

3. Incorpora las visitas que desees


El mejor viaje en solitario es el que más se disfruta. 

Por ejemplo, yo sueño con ir sola a Myanmar a visitar templos. 

También alquilaría scooters para adentrarme en el interior del país, hablar con los agricultores locales y perderme en los campos de arroz donde tomaría hermosas fotografías. 

Luego, las pondría en el fondo de la pantalla de mi ordenador para viajar con ellos cada vez que vaya al trabajo, sobre todo los lunes por la mañana cuando llueve y se estropea la máquina de café... 

Oh, lo siento, me he dejado llevar. 

Lo que quiero decir con esta imagen es que no hay un viaje en solitario ideal: depende de ti componer el tuyo. 

Si planificas de antemano un horario a seguir, también puedes dejarte llevar durante tu estancia según tus deseos y tu estado de ánimo (y según el taxi que te lleve y sus desvíos de 10 km...)

Es muy importante escucharse a uno mismo cuando se va de viaje en solitario.  Si te sientes inquieta, no dudes en tomarte un tiempo para descansar, independientemente de lo que hayas planeado. 

Eso es lo que me gusta de viajar sola: puedo hacer lo que quiera (y no sólo en mayo).

Del mismo modo, si el tiempo te impide visitar un determinado lugar, puedes elegir qué hacer en su lugar.

Probablemente dirás: "Pero, ¿para qué sirve tener un horario?"

No digo que el programa que has organizado de antemano sea inútil, al contrario: ofrece una excelente visión de conjunto de todo lo que puedes hacer en el lugar.

Pero no es absoluto: puedes tomarte algunas libertades a medida que vayas conociendo gente. Como la vez que conocí a una chica finlandesa en mi viaje en solitario a Alemania y me fui a Roma por capricho.

Bueno, eso puede ser un poco extremo como ejemplo, ¡pero puedo asegurar que pasé un fin de semana increíble con ella! Viajar sola y viajar con amigas son realmente dos experiencias diferentes... 

Estamos a la mitad de mis consejos de viaje y este es especialmente importante: tienes que ir a tu ritmo. 

4. Nos detenemos a saborear lo que estamos haciendo

mujer comiendo .jpeg
Hace un rato que hablo de la comida en sentido figurado, pero ahora lo haré en sentido literal.

Subestimamos erróneamente el lugar que ocupa la comida en los viajes. 

Durante mucho tiempo, pensé que lo más importante era explorar el patrimonio y descubrir la cultura local, sin pensar que la comida era una parte integral de la misma... 

Luego fui a Vietnam y me enfermé durante tres días. Allí me di cuenta de que la cocina local también era importante.

Estoy bromeando, pero tampoco tanto. 

Si estos pocos días de convalecencia fueron un poco difíciles, no me arrepiento ni un momento de haber podido degustar los encantos de las especialidades locales en pequeños "boui-boui" (restaurante local). 

Así que, obviamente, la salud es lo primero: no vayas a probarlo todo sin prestar un mínimo de atención a la higiene del restaurante o al contenido del plato. 

Pero también hay que ser un poco abierta a las diferentes (más o menos) opciones gastronómicas que encontrarás. 

Los sabores exóticos, las especias locales y las características regionales ofrecen una gama de delicias que a menudo son tan exóticas como el paisaje que las rodea. 
Y la buena noticia es que si enfermas, seguro que tienes el estómago preparado para lo que venga después. 
Personalmente, ¡ya no me da miedo una comida navideña gigantesca!

El restaurante es también un entorno especial más allá de la comida que ofrece. Si lo eliges bien, puedes tener la impresión de mezclarte con los lugareños. Esto es aún más fácil cuando se viaja sola.

Recuerdo el pequeño restaurante de Kioto donde tomé un buen caldo con ramen. Yo era la única extranjera: os garantizo que entre las sonrisas divertidas de los lugareños que me veían luchar con mis palillos y las risas de los camareros que me explicaban cómo funcionaba el dispensador de agua (muy tecnológico), ¡me lo pasé pipa!

Para elegir un restaurante, te aconsejo consultar la opinión de un local, tanto si te alojas en un hotel como en un albergue...

Si no, puedes buscar buenas direcciones en las guías Routard o Lonely Planet, que actualizan regularmente su panel de restaurantes.

Como ves, uno de mis consejos de viaje cuando vas sola es que te tomes tu tiempo para saborear el destino. 

La cocina local es como un viaje dentro de un viaje, un delicioso interludio que se puede disfrutar por sí solo y que deja hermosos recuerdos.

5. Comprueba la cantidad de mantequilla en las espinacas


Este es uno de los pasos más delicados de la receta.

Es bastante difícil, una vez que estás allí, resistir la llamada de todas esas buenas comidas y actividades que no habías planeado necesariamente cuando estabas a salvo de la tentación, tranquila en casa.

Pero si tienes un presupuesto realmente limitado, es mejor que tengas cuidado con tus gastos para no romper tu hucha y encontrarte en números rojos cuando vuelvas a casa. 

Dejaré que Amélie, experta en control financiero, comparta con ustedes uno de sus consejos para viajar en solitario: 

"Cuando viajo sola, es cierto que enseguida tengo la tentación de gastar un poco más de lo que me propuse cuando me preparé. 

Pero para no hacer nada, apunto en un cuaderno, que actualizo cada noche, mis diferentes gastos del día en la moneda local pero también en euros. 

Esto me permite seguir mis compras día a día y, sobre todo, entender el valor del dinero en el país... A menudo, cuando las monedas son muy diferentes, no me doy cuenta de lo que estoy gastando y luego, al convertir, me doy cuenta de lo que representa. De hecho, ¡evita que me deje engañar por los precios!

El método del cuaderno de notas me parece estupendo. Puedo adaptar cada día en función de lo que haya pasado el día anterior. Por ejemplo, si un día me he pasado de la raya, sé que al día siguiente tendré que ser más cuidadosa para mantenerme dentro de mi presupuesto. Por otro lado, si al final del viaje todavía tengo un poco de margen, puedo darme un poco más de gusto.

Creo que hay aplicaciones para seguir tus gastos... Bankin' o Tricount, tengo amigos que usan esas dos.

Por lo demás, de forma más general, intento dormir en las casas de la gente local siempre que sea posible. No sólo me permite conocer a gente estupenda, sino que también me permite ahorrar mucho dinero... ¡Y luego puedo darme un capricho y derrochar en el resto!"

La elección del destino también es importante. En Saint-Tropez, seguramente gastará más que en Moret-sur-Loing...

¿Qué, no conoces Moret-sur-Loing? ¿Y Marsannay-la-Côte? Sin embargo, son destinos magníficos y económicos. 

Sólo lo digo.

6. Yum, qué delicia: Compartelo con los que te rodean

mujer en un mercado .jpeg
Aunque puedo ser egoísta en lo que respecta a la comida (¡nadie toca mi chocolate!), cuando voy de viaje en solitario me gusta ser generosa.

Ofrecer algunos recuerdos a mis seres queridos es una forma de compartir con ellos un poco de mi viaje y una manera de demostrarles que, en cierto modo, me han acompañado desde casa. 

Y además, ¿quién dijo que los regalos eran sólo para Navidad o para los cumpleaños? 

Una pequeña sorpresa de vez en cuando siempre es un placer y, a menudo, incluso más para el que da que para el que recibe.

Pero ten cuidado. 

Sólo Papá Noel puede llevar miles de regalos en su trineo por todo el mundo. 

Para el resto de nosotros, el transporte suele estar limitado en términos de peso o cantidad. Si vuelas, tienes que pesar tu maleta; si vas en un tren de alta velocidad, no puedes llevar demasiadas bolsas. 

Y aquí es donde el placer de dar se convierte en un verdadero cálculo logístico. "Si le llevo esta taza a mi hermano, no tengo espacio para el paquete de pasteles de mi ahijada... ¡Ah, y la bolsa para la abuela!"

En definitiva, se convierte en un juego de tetris (pero sí, ya sabes, el videojuego en el que los ladrillos encajan unos con otros). 

Por eso, ten siempre presente el tamaño de tu bolsa de viaje e intenta no sobrecargar tus cosas cuando salgas para tener siempre algo de espacio disponible.

Créeme, ¡viajar por México con una mochila de sólo 7 kg es definitivamente posible!

Este es uno de mis consejos de viaje y puedes evitar muchos incidentes diplomáticos... Sobre todo si quieres llevar algo para todos. 

También es preferible que los regalos sean pequeños. 

Bolsas de especias y té, postales, bolsas de tela, objetos plegables como abanicos, pequeños cuadernos... 

Hay muchos regalos bonitos que pueden meterse fácilmente en una mochila, incluso si crees que no tienes mucho espacio.

De todos modos, no es el tamaño lo que cuenta (me refiero al regalo, por supuesto...)

¡Tada!

Mis 6 consejos de viaje cuando vas en solitario servidos en bandeja de plata. Pequeños consejos a tener en cuenta durante el viaje para garantizar una organización coherente. 

No sé tú, pero yo no estoy satisfecha, al contrario: estoy deseando volver a ir de vacaciones en solitario... Ya se me hace la boca agua.

¿Sabes qué significa eso? Sí, voy a tener que compartir pronto con vosotros una nueva receta para viajeras en solitario y así compensar mi hambre. Estoy en camino de convertirme en la Maïté de los viajes. 

Es una buena noticia: en el próximo episodio, duplicaremos nuestros esfuerzos...

Traducido del francés por Leydis Durango Elles

PRESUPUESTO| COMIDA| VIAJE
¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!:

Artículos sugeridos

Regresar al blog